Rinitis o Congestión Nasal: Las memorias arcaicas del peligro

06.06.2016

 

En estas épocas invernales, vamos a ahondar en este síntoma relacionado directamente a las memorias arcaicas. Ahondaremos en la lógica detrás de este programa biológico, así como en el por qué es más común en el invierno, o épocas de baja temperatura.

Para comenzar a hablar de la Rinitis primero la definiremos biológicamente, como la inflamación del revestimiento mucoso de las fosas nasales. La inflamación implica una proliferación celular en dichos tejidos, para producir una mayor secreción acuosa de mocos, además de picazón, estornudos, y congestión.

Entonces, ¿que nos está diciendo el cuerpo cuando aparece la Rinitis? Para responder a esta pregunta haremos un viaje en el tiempo, a la época del hombre de Neanderthal, en el período conocido como Paleolítico, en el que la vida transcurría en las cavernas: Ya situados en ese entorno imaginemos que una mañana, uno de esos hombres de Neanderthal se despierta y decide salir de la caverna a cazar. Antes de salir, tendrá que indagar si existe algún predador cerca de la cueva, por lo que utilizará su sentido más desarrollado en ese entonces para percibirlo: el olfato. Va a olfatear en el aire, para saber si hubo predadores al acecho en la noche, o en ese mismo momento en los alrededores. Sólo si no huele algo que le represente peligro, va a salir. Supongamos que no huele ningún predador y comienza a recorrer las inmediaciones de la caverna y, a unos cuantos metros, de repente (y a pesar de no haber podido olerlo) aparece un gran oso que intenta atacarlo. Regresa, en shock, a la caverna y se pone a salvo.

Este hombre de Neanderthal, al día siguiente al levantarse, tendrá lo que hoy conocemos como Rinitis. ¿Por qué? Porque su biología tuvo que adaptarse a una noción de peligro. Su cerebro ha interpretado que no ha tenido éxito el programa biológico de "oler el peligro" y por lo tanto (como ya vimos en posts anteriores) deberá adaptar la biología, deberá incrementar el mecanismo para "oler mejor". El moco cumple la función de lubricar las fosas nasales y da como resultado un mejor olfato. Nuestro cerebro sabe eso, por lo tanto la rinitis nos dice: "si con la superficie olfativa y lubricación de ayer no alcanzó para oler el peligro, hoy voy a adaptar agregando más células, que aumenten la funcionalidad de esos tejidos".

Por lo tanto si hay Rinitis, necesariamente debemos buscar en nuestra realidad, una percepción de peligro. Un peligro que no hemos podido prever, que nos ha tomado por sorpresa. También, debido a que están implicadas las mucosas, tendremos que tener en cuenta una noción de separación asociada al peligro, de que el peligro se ha generado por "ausencia de separación" como en el caso del predador, o por una "separación forzada y repentina", por ejemplo, de algún ser querido.

Como observamos en el ejemplo, este mecanismo arcaico de nuestra biología, está muy relacionado a la acción de salir de la caverna, que respecto de nuestras acciones cotidianas actuales, es un comportamiento ejecutado muchas más veces como especie, que los que ejecutamos hoy en día, por lo tanto siempre va a primar sobre ellos.

Siempre que se activa una noción de peligro en nuestra percepción, nuestros sentidos "graban" los elementos presentes en ese entorno, a modo de prevención para escenarios futuros. A lo largo de cientos de miles de años, hemos asociado el ser atacados mientras dormíamos, el frío al salir de la caverna, la acción de despertar por la mañana, los meses de hibernación, la noción de separación del resto del clan al salir a cazar, y un largo etcétera, a este peligro inminente de ser atacados.

Por esto, este programa biológico está relacionado a acciones actuales o a entornos actuales, en los que hay cambios bruscos de temperatura, a la acción de salir de la cama y comenzar el día, a salir a trabajar y dejar a nuestra familia en casa, al frío y al invierno (al hecho de salir a un entorno, además de peligroso, de menor temperatura, fuera del calor de la caverna tras la hibernación). Es por esto que actualmente aparece con mayor frecuencia cuando nos exponemos al frío, o al levantarnos por la mañana. Pero la causa de la rinitis como vimos, no es el frío, sino que este está asociado a una acción arcaica donde el cambio de temperatura era un elemento presente, además del peligro de ser atacados por un predador.

En resumen, nuestra biología dice: "si hay frío, estoy fuera del calor y la protección de la caverna, por lo tanto estoy más expuesto a un potencial ataque, por lo que debo potenciar mi capacidad de oler el peligro".

Como vemos, lo que actualmente consideramos síntomas o enfermedades, provienen de una necesidad de la biología de adaptarse a un entorno que en algún momento de nuestra evolución requirió de una respuesta adaptativa. Cuando enfermamos, no hay nada mal en nuestro cuerpo, este simplemente se ha adaptado buscando esa respuesta en nuestra evolución, en nuestro pasado.

Simplemente tomando consciencia de ello, podremos redefinir la enfermedad, quitándole toda la carga que hoy en día se ha generado de la mano de una interpretación errónea de lo que sucede en nuestro cuerpo, cuando este de adapta. 

 

 

Please reload

Entradas Destacadas

El vacío existencial como base de la existencia

1/6
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Please reload

Archivo
Buscar por Tags
Please reload

Bienvenidos a Camino al Cero

Decodificación y Gestión de Campos Biológicos y de Realidad

I'm a paragraph. Click here to add your own text and edit me. It’s easy. Just click “Edit Text” or double click me to add your own content and make changes to the font. 

Todos los Contenidos de esta Web bajo Licencia Creative Commons 4.0

Atribución - Compartir Igual (By-Sa).

MG-VD-EP

       Copyleft 2016-2020

Todos los Derechos Compartidos.

También nos

encontrás

en:

  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon